En memoria de Pablo Sierra

Mi querido Pablo Miguel Sierra, tuve la inmensa fortuna de haberte conocido, compañero y amigo de residencia y trabajo. He recorrido junto a vos una gran parte de mi vida, compartido sinsabores y los más bellos momentos personales y profesionales.

El Hospital Alemán ha sido tu segundo hogar y siempre lo has representado con excelencia. Tu dedicación y capacidad te llevó a ser el encargado del Sector de Cadera del Servicio que formamos parte, función que has llevado a la perfección, logrando el reconocimiento del Hospital por la Asociación Argentina para el Estudio de la Cadera y Rodilla y creando el Fellowship de cadera y rodilla de nuestro Servicio.

Sos y serás un ejemplo para todos los que tuvimos el honor que haberte conocido y para las nuevas generaciones de médicos a quienes les contaremos quien has sido.

El amor al prójimo, ética, rectitud y vocación de servicio, fueron tus virtudes más notables. Noble de cuerpo y alma, gladiador inagotable, creyente inquebrantable, amante de la vida. Hacías culto a la base de tu fortaleza (tu hermosa familia y amigos), pilares fundamentales que te acompañaron a atravesar tus momentos más difíciles.

Todos aquellos que pudimos conocerte hemos sido bendecidos, vivirás en nosotros presente en nuestros más hermosos recuerdos.

Dr Jose Varaona